Ir a Contenido

Comisión para la Igualdad de Oportunidades en el Empleo

Youth at Work

Los gerentes tienen cinco responsabilidades básicas bajo las leyes federales contra la discriminación:


A young female giving a look of concentration

No discriminar

Cualquier decisión que tomes con respecto a otros empleados, como contratar, despedir, programar o asignar tareas, no debe ser tomada por la raza, el color de piel, la religión, el sexo (incluyendo el embarazo), el origen nacional, una discapacidad o la edad (40 años o más) de esa persona. Tampoco puedes hostigar a un empleado por ninguna de estas razones.


Reportar la discriminación

Tienes el deber de hacerle saber a tu patrono acerca de cualquier trato injusto u hostigamiento. Como gerente, debes actuar de inmediato para corregir la situación.


No castiguar a los empleados por reportar la discriminación

Los empleados tienen el derecho de quejarse por el trato que consideren discriminación ilegal en el empleo. No puedes castigar a los empleados, tratarlos de manera diferente ni hostigarlos por denunciar discriminación en el empleo o ayudar a alguien a denunciar discriminación en el empleo, incluso si resulta que la conducta no era ilegal.


A young male scratching his head

Conceder los pedidos de cambios en el lugar de trabajo

Tal vez se te pida que realices cambios en el lugar de trabajo o en las reglas del lugar de trabajo debido a las creencias religiosas o la condición médica de una persona. Por ejemplo, un empleado judío puede pedirte que cambies su horario para poder cumplir el sabat o un empleado discapacitado puede pedirte utilizar un taburete para realizar su trabajo.

En general, la ley espera que consideres cuidadosamente cada pedido y analices si es posible. Sin embargo, no siempre es fácil determinar la respuesta a estas preguntas, de modo que siempre debes consultar con gerentes con más antigüedad acerca de las políticas de la empresa.


Mantener la información médica de los empleados en privado

La ley requiere que mantengas en privado la información médica de los empleados, salvo que sea necesario que otro gerente la sepa. Esto significa que no debes comentar la información médica de ningún empleado con otros compañeros de trabajo. La ley también fija estrictos límites acerca de cuándo puedes preguntar a un empleado sobre su condición médica.