Ir a Contenido

Comisión para la Igualdad de Oportunidades en el Empleo

Youth at Work

A continuación hay un ejemplo de trato injusto en el trabajo que puede basarse en las creencias religiosas de un individuo:


Arif, que es musulmán, reza cinco veces por día. Al menos dos de esas sesiones de oración tienen lugar durante las horas de trabajo. Arif solicita que se programen sus recreos para que pueda rezar en el horario apropiado. Su supervisor se niega, señalando que “le pagan por trabajar y no por rezar. Guarda los ritos religiosos para tu tiempo libre”. El supervisor de Arif lo discriminó por su religión al negarse a considerar el pedido cuidadosamente. Dado que el pedido de Arif no sería costoso, ineficiente, inseguro ni tendría un impacto negativo sobre los derechos de sus compañeros, el supervisor debería de haberlo concedido.